Una iniciativa de Hermes Comunicación
 

La provincia de Jaén posee uno de los mejores conjuntos de patrimonio minero de Europa

Los antiguos pozos, las cabrias o las chimeneas de minas del siglo XIX o comienzos del XX son un paisaje habitual para los habitantes de la provincia de Jaén, pero en realidad se trata de algo extraordinario y fuera de lo común. De hecho, la provincia de Jaén conserva una de las mejores colecciones de patrimonio minero de toda Europa y paisajes industriales históricos de toda Europa.

Este paisaje en el que se combinan los restos de minas, las dehesas y el monte mediterráneo se encuentra en el antiguo distrito minero, que abarca ocho municipios:  Linares, La Carolina, Bailén, Baños de la Encina, Vilches, Guarromán, Santa Elena y Carboneros. En toda esta comarca minera se pueden encontrar restos de arqueología  industrial de elevado interés, algunos ejemplos únicos en el mundo. Este  conjunto disperso de edificios, estaciones de ferrocarril, casas de máquinas, chimeneas, o cabrias. Muchos de ellos están en buen estado de conservación y permiten hacerse una idea de la intensa actividad económica que se desarrolló en esta zona en torno a la minería.

La actividad minera en este distrito, especialmente en Linares y La Carolina, está documentada desde la Edad del Cobre, hace 4.000 años, intensificándose en la época romana. Sin embargo, la explosión de la actividad minera en esta zona se produjo a mediados del siglo XIX a causa la Revolución Industrial y las nuevas técnicas extractivas, productivas y metalúrgicas.

La actividad alcanzó su mayor desarrollo y dinamismo a finales del XIX y comienzos del XX, cuando Linares se convirtió en un gran centro económico al que llegaron numerosos ingleses, belgas o franceses para trabajar en la explotación de las minas. Este es el motivo de que Linares contara con el primer cementerio protestante de toda Andalucía. La importancia de esta zona minera fue tal que en 1869 su producción de plomo superó a la de toda Inglaterra. La explotación minera se mantuvo activa hasta 1991, cuando cerró la última mina en Linares por falta de rentabilidad.

Desde ese momento, administraciones públicas y asociaciones como el  Colectivo Proyecto Arrayanes están promoviendo la conservación y promoción de este extraordinario patrimonio industrial. Desde el año 2004, un total de 65 inmuebles de Bailén, Guarromán y Linares están inscritos en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz debido a su relevancia.

Minas Linares2

Entre los restos más importantes que se conservan en Linares, destacan la Fundición de San Luis, el Pazo de San Vicente de la mina de San Miguel o la Fundición la Cruz, que aún conserva una chimenea de 57 metros de altura, que originalmente llegaba a los 100 metros. La Fundición la Tortilla es uno de los conjuntos arquitectónicos mejor conservados, un complejo industrial creado en 1875. En la ciudad linarense se puede visitar el Centro de Interpretación del Paisaje Minero, situado en el antiguo muelle de carga de la Estación de Madrid. El recinto ofrece un recorrido expositivo que analiza la historia y el desarrollo de la actividad minera en el Distrito Minero de Linares a través de paneles explicativos, vitrinas con objetos originales y maquetas.

En Guarromán destacan Los pozos de San Andrés y San Eugenio de la mina de San Pascual, donde se conserva el único ejemplo de Casa de Máquinas de tipo Bull en Europa. En Baños de la Encina se encuentran los pozos de Santo Tomás, Pozo Nuevo y El Mirador. En cuanto a La Carolina, la otra gran población minera, hoy en día sobresalen los restos del Pozo la Manzana o el complejo de La Española, donde aún se puede admirar una cabria castillete y algunas de las casas de los mineros.

Compartir la entrada
Escrito por

“Orgullosos de Jaén” es una iniciativa puesta en marcha por Hermes Comunicación, una consultora de comunicación puesta en marcha e integrada por profesionales de la Comunicación jiennenses que pretende fomentar la autoestima de los habitantes de la provincia.

Sin comentarios.

Deja un comentario.