Una iniciativa de Hermes Comunicación
 

La solidaridad viaja en bicicleta

Entre las noticias positivas que nos llegan a “Orgullosos de Jaén” hoy destacamos una que tiene que ver con la solidaridad, el deporte y también la aventura. Se trata de una forma de disfrutar de una pasión, si lo que te gusta es el deporte, en concreto el ciclismo y, a la vez, ayudar a los demás. Es lo que ha hecho un jiennense, aficionado a la bici, Moisés Caño, que ha participado en una experiencia única: atravesar Marruecos para llevar bicicletas a niños y mayores.

Desierto niña

Esta aventura solidaria se llama “Bike Desert Trophy” y ya va por su tercera edición. Se trata de un tour cicloturista en MTB, en el que participan corredores de todo el mundo con la finalidad de recorrer la bella y variada orografía marroquí para entregar bicicletas en remotos lugares del país donde las dos ruedas suele ser un medio de transporte muy preciado y que no está al alcance de todos. Esta carrera solidaria cuenta con el respaldo de la Fundación Alberto Contador y Bicis para la Vida, que donan las bicicletas totalmente nuevas, y la empresa de deportes Sports Adventure, que organiza, da cobertura, transporta el material y aporta la logística a los ciclistas. Durante seis días, 28 ciclistas solidarios han pedaleado seiscientos largos kilómetros a través de desiertos, dunas y escarpados paisajes hasta llegar a su destino: Erfoud. Una vez allí, entregaron las bicicletas a la población en un acto organizado por las autoridades locales y en el que destacó, según nos cuenta uno de sus protagonistas, Moisés Caño, la alegría, pero también la emoción. “Ver las caritas de felicidad de esos niños es increíble y cómo lo agradecen”, afirma el ciclista.

Desierto2

Este viaje por Marruecos supone una experiencia única para quien tiene la oportunidad de vivirlo. No en vano, el fin es solidario, ayudar, aportar a poblaciones más necesitas, pero aúna también ingredientes que lo hacen más especial: conocer la idiosincrasia de los pueblos, de las gentes, a lomos de una bicicleta. Y es que pedalear por el desierto, por zonas montañosas como el Circo de Jaffar, el Medio Atlas, adentrarse por el paso del Tatiouine, subir y bajar puertos o atravesar la planicie de Taarbat entraña esfuerzo y sacrificio, algo que se ve recompensado y con creces, cuando admiras la expresión de alegría y agradecimiento de sus gentes. “Es reconfortante, sin duda, yo repetiría la experiencia y la recomiendo, ya que disfrutas de algo que te gusta, en mi caso, el ciclismo, y a la vez estás ayudando, casi sin darte cuenta”, afirma Moisés.

Y es que, ayudar nos hace más grandes. Y la gente de Jaén lo es, solidaria, y muy grande.

Desierto1

 

Compartir la entrada
Escrito por

“Orgullosos de Jaén” es una iniciativa puesta en marcha por Hermes Comunicación, una consultora de comunicación puesta en marcha e integrada por profesionales de la Comunicación jiennenses que pretende fomentar la autoestima de los habitantes de la provincia.

Sin comentarios.

Deja un comentario.