Una iniciativa de Hermes Comunicación
 

La mujer más anciana de España nació hace 111 años en Baeza

La mujer más anciana de España se llama Francisca García Torres, Paca para su familia, vive actualmente en una residencia de Navarra y nació hace 111 años en Baeza, en la provincia de Jaén. Esta mujer ha vivido todo el siglo XX, con una guerra civil, los duros años posteriores al conflicto bélico, el retorno a la democracia e incluso la revolución tecnológica de los últimos años, difícil de asimilar para una persona nacida en el año 1901.

El diario “Las Provincias” publica un extenso reportaje sobre Francisca García, en el que habla de que apenas tuvo problemas de salud hasta llegar a los 100 años y que, en la actualidad, presenta un buen estado aparte de sufrir algunos problemas de sordera y de visión. Hasta el año pasado incluso todavía podía caminar

Paca vivió buena parte de su vida en Baeza, dedicada a las tareas domésticas y a la recolección de la aceituna, donde conoció a su marido Antonio. Como la mayoría de jiennenses de aquella época, no pudo acceder a una formación escolar y apenas aprendió a leer.

Cada vez hay más estudios científicos que relacionan la dieta mediterránea y el consumo de aceite de oliva con una mayor longevidad, y el caso de Paca podría ser un buen ejemplo de ello. De hecho, las estadísticas dejan claro que las mujeres de las provincias olivareras por excelencia, Córdoba y Jaén, son las que viven más años de toda Andalucía.

Pincha en el enlace para leer el reportaje completo del diario “Las Provincias”.

Compartir la entrada
Escrito por

“Orgullosos de Jaén” es una iniciativa puesta en marcha por Hermes Comunicación, una consultora de comunicación puesta en marcha e integrada por profesionales de la Comunicación jiennenses que pretende fomentar la autoestima de los habitantes de la provincia.

Últimos comentarios.
  • Poco aceite de oliva pudo consumir Paca en su niñez, adolescencia y hasta bien entrada su madurez, por las penalidades y escaseces que se daban en la primera mitad del siglo XX, habrá que achacarle a alguna otra cosa la longevidad de nuestra protagonista. Tampoco creo que disfrutara en aquellos años de demasiada dieta mediterránea, se comía lo que se podía y había. Quizás y si que tenga que ver, los pocos excesos que se podían acometer en aquellos años, salvo en el trabajo (ejercicio físico) y el poco sedentarismo del que se disfrutaba.

    Un saludo,

Deja un comentario.