Una iniciativa de Hermes Comunicación
 

Jaén, tierra de tesoros históricos escondidos bajo el agua

La provincia de Jaén cuenta con una enorme cantidad de patrimonio histórico, que puede encontrarse en las ciudades, en los pueblos e incluso en lugares apartados dentro del entorno natural. Sin embargo, existe una ubicación mucho menos común en la que la provincia de Jaén también ofrece elementos de interés histórico: bajo el agua.

Aunque parezca extraño, el territorio jiennense cuenta con varios lugares de gran interés artístico y arqueológico que, en la actualidad, se encuentran bajo el agua debido a la construcción de pantanos a lo largo del siglo XX. Uno de los más importantes es el yacimiento arqueológico de Peñalosa, ubicado en Baños de la Encina y que aguarda bajo las aguas del embalse del Rumblar.

Se trata de uno de los yacimientos más importantes de la cultura de El Argar en el Sur de la Península Ibérica, ya que contiene los restos de un poblado metalúrgico situado sobre un espolón de pizarra que se alza por encima del río. Con una antigüedad de 4.000 años, posee casas rectangulares dispuestas en las laderas del cerro mediante el aterrazamiento artificial de la pendiente. Las distintas terrazas se comunican mediante calles estrechas, e incluso en la parte inferior del poblado existe una gran cisterna que recoge el agua de la lluvia.

La importancia de Peñalosa en esa época se debió a la intensa actividad minera existente, centrada sobre todo en la extracción del cobre, ya que aquí se han encontrado útiles como martillos de minero, vasijas horno, crisoles, moldes o lingotes de cobre. Este poblado tuvo una gran actividad minera entre los años 1800  y 1400 A.C.

Peñalosa

Puente de Ariza

Otro importante ejemplo de patrimonio escondido bajo el agua en la provincia de Jaén es el puente de Ariza, situado entre Úbeda y Arquillos y considerado como la obra de ingeniería ingeniería más bella e importante de Andrés de Vandelvira. El puente se construyó entre 1562 y 1563 por iniciativa del Concejo de Úbeda para mejorar la comunicación de Andalucía con el Levante y La Mancha a través de la comarca del Condado.

Actualmente, el puente está sumergido bajo las aguas del pantano del Giribaile y sólo puede verse en épocas de sequía, cuando el embalse contiene poca agua.

Está compuesto por cinco arcos de medio punto con diferente luz, aunque el arco central es de grandes dimensiones, pues alcanza los 32 metros. La longitud total del puente alcanzaba cerca de 100 metros y una altura máxima de 17 metros.

La belleza y singularidad de sus proporciones, la grandiosidad de su arco central, su excelente realización de cantería y su autoría,  perfectamente documentada como obra de Andrés de Vandelvira, hacen de este puente uno de los ejemplares más importantes dentro de su género en el panorama artístico español del siglo XVI.

Bujaraiza

Bujaraiza era una aldea situada en la Sierra de Segura, cerca de Hornos de Segura, que tuvo que ser abandonada debido a la construcción del pantano del Tranco, ya que iba a queda inundada. La población quedó bajo las aguas con el llenado del embalse en 1950 y sus casas, la iglesia e incluso el castillo de Bujaraiza quedaron sumergidos bajo las aguas. En la actualidad, cuando el pantano presenta escasez de agua, aún pueden verse los restos de la iglesia de la localidad. También quedó dentro del pantano del Tranco los restos del castillo de Bujaraiza, del que todavía pueden verse la torre del homenaje y parte de su recinto defensivo.

 

Escrito por

“Orgullosos de Jaén” es una iniciativa puesta en marcha por Hermes Comunicación, una consultora de comunicación puesta en marcha e integrada por profesionales de la Comunicación jiennenses que pretende fomentar la autoestima de los habitantes de la provincia.

Sin comentarios.

Deja un comentario.