Una iniciativa de Hermes Comunicación
 

“Mangasverdes”, la apuesta por la cocina atípica del chef Fran Cuadros

El cocinero jiennense Fran Cuadros, formado en una de las escuelas de cocina más prestigiosas de España, “Le Cordon Bleu”, acaba de abrir un novedoso establecimiento hostelero en Jaén, la Taberna Gastronómica Atípica Mangasverdes. Ubicado en la zona de moda de la capital, en plena Bernabé Soriano, el local presenta una oferta que fusiona la cocina moderna con la tradicional en una carta original y fresca. Además, el nuevo proyecto empresarial supone la creación de seis puestos de trabajo.

Fran Cuadros, historia de un sueño entre fogones

Amanece en Madrid. Aún entre la penumbra de la noche que deja paso a la primera y tímida luz del nuevo día un joven jiennense transita por las calles de la capital en busca de su medio de transporte habitual que le lleva, como cada día y desde hace unos meses, a ese lugar con el que tanto tiempo ha soñado, por el que siente a partes iguales tanta admiración como respeto. Casi una hora más tarde, rodeado de un puñado de selectos compañeros y un exigente plantel de profesores comienza su “examen diario”. Enfundado en una chaqueta blanca y un gorro encajado en su cabeza, sus manos impolutas comienzan a impacientarse. Quieren empezar ya a crear. En la delantera izquierda de su chaqueta se lee “Le Cordon Bleu”. Antes era sólo un sueño. Una gran inquietud. Un deseo. Hoy es una realidad.

Fran Cuadros es de la Estación de Linares-Baeza. Tiene 31 años y desde los 18 ha vivido en Jaén. Se trasladó a la capital a estudiar la carrera de Ciencias Ambientales en la Universidad de Jaén. Al terminar, comenzó a compaginar el trabajo con las oposiciones y así estuvo durante varios años. Pero en su cabeza y desde que era muy pequeño le rondaba la idea de dedicarse a la cocina, a crear, a inventar, a innovar sobre platos de la tierra, muchos de ellos se los enseñó su madre siendo sólo un niño o a desarrollar sus propias creaciones culinarias. Con el tiempo tomó una decisión drástica. Optó por dar un giro a su vida y luchar por lo que realmente deseaba: Formarse en la mejor escuela de cocina. Convertirse en un gran cocinero.

Tras pasar una dura entrevista. Redactar una carta en la que exponía por qué quería ser cocinero, sus motivos de querer entrar a esta escuela en concreto y desembolsar una buena cantidad de dinero, sufragada gracias a los ahorros de una vida y a la ayuda de su familia, Fran Cuadros pasó las pruebas pertinentes y entró a formarse en la escuela de cocina más prestigiosa del mundo: “Le Cordon Bleu”, en su sede en Madrid. Atrás dejó Jaén, su trabajo, sus oposiciones, su vida hecha, en definitiva, su zona de confort, para embarcarse en su sueño de ser un gran cocinero, el chef Fran Cuadros.

“Cada día en la escuela ha sido un examen”, asegura. “Pero ha merecido la pena todos y cada uno de los días, de los desvelos, de las tensiones, de las presiones allí vividas. Aprendes. Aprendes mucho y de los mejores chefs del mundo”, añade. Tras su paso por la Escuela, comenzó sus prácticas en uno de los restaurantes más prestigiosos del país, “El club Allard”, con dos Estrellas Michelín. Al poco tiempo le ofrecieron su primer contrato, un trabajo que aceptó encantado y del que aprendió mucho, muchísimo, junto a grandes chef como Diego Guerrero y María Marte.

Entre fogones, con un equipo de una veintena de personas y un comedor repleto a diario de los comensales más exigentes, un chef no puede fallar. “No está permitido ni un solo fallo. Todo debe salir perfecto”, asevera. Así se lo enseñaron en la Escuela y así lo pone en práctica cuando entra en una cocina. De hecho, cuando relata las exigencias y el rigor con el que se debe trabajar recuerda algunas de las escenas del exitoso programa de televisión Máster Chef, cuyo premio final es un curso en esta escuela por la que ha pasado Fran Cuadros, donde también se graban imágenes y prácticas de los concursantes.

Aún durante su periodo laboral en este prestigioso restaurante, el chef jiennense decidió dar un paso más. Sabía que su sueño no se detenía en Madrid. Sólo era una etapa más que le llevaba al lugar dónde él realmente quería materializar ese sueño, a Jaén. Y es aquí, en nuestra tierra, en la capital, donde Fran Cuadros Chef, en colaboración con otro socio muy lidiado y experimentado en el ámbito de la hostería, ya es realidad ese intangible que un día soñó: deleitar el paladar de los jiennenses con la mejor cocina, aplicar sus aprendizajes en la mejor escuela, en uno de los más elitistas restaurantes del país, y ofrecérselo a los jiennenses y a todos los que visiten la ciudad en forma de platos cuidados, de tapas cuidadas, exquisiteces todas pero al alcance de los bolsillos. Un lugar que se diferencia del resto. Un proyecto que al fin ha visto la luz y en el que Fran Cuadros Chef aúna experiencia, vocación y excelencia culinaria.

Con sólo tres años este jiennense se entretenía en la cocina. Lo prefería a jugar. Para él, aquello ya era un entretenimiento que forjaba una vocación. Ahora, ese niño ya tiene su propia cocina, la Taberna Gastronómica Atípica Mangasverdes, con la que quiere sorprender el paladar de los jiennenses.

Fran Cuadros1

Escrito por

“Orgullosos de Jaén” es una iniciativa puesta en marcha por Hermes Comunicación, una consultora de comunicación puesta en marcha e integrada por profesionales de la Comunicación jiennenses que pretende fomentar la autoestima de los habitantes de la provincia.

Sin comentarios.

Deja un comentario.