Una iniciativa de Hermes Comunicación
 

Rafael García Martos, el iluminador de sueños

Gabriel Rísquez

 

Esa expresión tan manida  que define al cine como la fábrica de sueños  tiene un fondo de verdad incuestionable. Toda película es el sueño de alguien, director, guionista, actor, técnico, espectador,… Pero para que la luz se haga e ilumine la historia debe haber alguien como Rafael García Martos, nuestro iluminador de sueños, nuestro jefe de eléctricos.

La biografía artística del tosiriano Rafael García Martos, que se vio reconocida con una distinción de la Academia de Cine en 2011en el apartado que la propia Academia llama de Los caballeros técnicos, es impresionante. Este veterano técnico cinematográfico ha trabajado en películas míticas como La Pantera Rosa, de Blake Edwards, Tristana, con Luís Buñuel, Conan el Bárbaro, de John Milius, Los Otros, de Alejandro Amenábar o Rojos, dirigida por Warren Beatty.

Rafael García Martos es parte destacada en la filmografía de directores españoles que son piezas clave en el cine español actual. Este iluminador de sueños ha estado presente en la trayectoria de directores como Imanol Uribe, con películas como Días contados y El viaje de Carol, Fernando Trueba, con el que empezó en 1980 en Ópera prima, participando en la oscarizada Belle Epoque o Two Much y Pedro Almodóvar, con el que ya trabajó en 1983 en el film Entre tinieblas y, pasando por títulos míticos como ¿Qué he hecho yo para merecer esto, La ley del deseo, Todo sobre mi madre y Hable con ella, Aunque ya retirado, su vinculación con Iluminaciones Cinetel, la empresa que creó, le ha hecho llegar hasta las últimas películas rodadas por Trueba (El artista y la modelo) y Pedro Almodóvar  (Los amantes pasajeros).

Rafael Garcia (Tristana)

Si hablamos de recuerdos, Rafael García Martos dice tener cientos, pero recuerda con particular simpatía las confusiones lingüísticas con directores extranjeros en los rodajes, como la ocasión en que, trabajando con un director alemán, él preguntó si podían parar el grupo electrógeno y el director entendió que quería parar el trabajo del grupo de los eléctricos en su totalidad para irse a tomar un café.

Entre los trabajos que ha realizado en la provincia de Jaén, recuerda con cariño especial un rodaje con Jesús Franco en el entorno de la Catedral y los que realizó en Úbeda y Baeza, “esas dos ciudades maravillosas” (El Capitán Alatriste y La conjura del Escorial). Está convencido de que Jaén tendría muchas posibilidades como plató si hubieran más guiones que situaran  historias en su territorio o se aprovecharan escenarios naturales maravillosos como el Parque Natural de Segura, Cazorla y la Villas.

Aunque su familia se marchó a Madrid cuando él tenía 8 años, sus recuerdos de Torredonjimeno, su pueblo natal, tienen una mezcla agridulce que él personifica en la fuente dónde daba de beber a la mula al volver de la huerta de su abuelo, el casco antiguo, la romería de la Virgen de Consolación, como aspectos positivos, y en lo negativo la desaparición de la panadería de Merienda, o la de la fábrica de aceite de Francisco Montijano, donde su familia llevaba la aceituna.

 

 

Rafael Garcia Martos

 

Etiquetas
Compartir la entrada
Escrito por

“Orgullosos de Jaén” es una iniciativa puesta en marcha por Hermes Comunicación, una consultora de comunicación puesta en marcha e integrada por profesionales de la Comunicación jiennenses que pretende fomentar la autoestima de los habitantes de la provincia.

Sin comentarios.

Deja un comentario.